¿De qué madera está hecho el poeta?

betza2¿De qué madera está hecho el poeta?
Por: Betzabeth W. Pagán

Si quisiéramos hacer una comparación o atribuirle características a un poeta de acuerdo a lo que representa ser la mejor madera, la mejor calidad, diría que el cedro. Haciendo una búsqueda por el Internet podemos encontrar diversos simbolismos que se le atribuyen a dicho árbol. En lugares como China, es conocido como el árbol de amor no desconfiable. Así también se le conoce como la “vida de los muertos”; símbolo de inmortalidad y perdurabilidad, entre otras cualidades. Pero, se preguntarán qué me motiva, qué me inquieta. ¿Por qué me ha dado ahora con buscar o intentar definir de qué madera está hecha un poeta?

Resulta que no siempre estoy tejiendo versos, por lo menos no sobre el papel, no en blanco y negro. Durante el día, en mi oficio, voy tejiendo redes con esas mismas palabras. Redes que amortiguan golpes, que, quizás, intentan en ocasiones servir de trampolín para evitar que toquen el suelo, que caigan por completo al abismo los cuerpos. Resulta doloroso no siempre logar el cometido. Recibir la estocada fría o indiferente de quien no desea la red, de quien no pidió la red. Entonces, sufre la poeta, sufre la mujer, sangra la savia el árbol.

Hay que permanecer derecho y firme ante lo que es inminente y quitar la red, echarla a un lado y dejar que el destino siga su rumbo. Que cada cual sea forjador y, si gusta, haga uso de esas palabras que con tanto cariño hemos ido tejiendo. Nos retiramos, me retiro, betzacon el único pensamiento que puede brindarme consuelo… Tal vez mañana recuerde. Tal vez mañana le sirva. Queda la incertidumbre y el temor, también un poco de coraje por permitirnos el apego. Pero, ¿de qué, si no, está hecho el poeta? ¿No es acaso de lazos, de un cúmulo de nostalgias y posibilidades, de apegos? Resulta entonces que me enojo con la poeta por la sensibilidad, con la maestra por creer que se pueden forjar los sueños de la misma forma en que se planifica una clase, con la mujer por querer a todos como si fueran suyos, por la protección que nadie le pidió.

¿De qué madera está hecha esta poeta? No sé, honestamente no sé si soy cedro o roble. Quisiera pensar que soy un poco de ambas. Quisiera pensar que tengo algo de ceiba también. Aunque a veces me sienta como tallo verde y frágil soportando la embestida del tiempo.

Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s