El poema invitado: Oculto, de Versos de Aurelio Vidal

cc44b5b22e2d4791e24ccb7101e0702f

Oculto, de Versos.
(Comentario ante un recado de Marioantonio Rosa)

Si me matas no me muero
—me dijo un poema a punto de nacer.
Porque no es un poema,
es exactamente eso que no quiere ser.
Escribo como puedo,
aunque me pierda a los versos,
como un atrevido pensamiento que despierta
cazando el viento por hacerse conocer.

¡Oh barlovento…
oh barlovento, me llevas buscando un encuentro!
¡Quizás es otro el cazador,
el que atraviesa un mundo de fulgores indecibles!

De lo poco
y de lo vagabundo que sé me atreveré,
creyendo ser una especie extinta, sumida al ayer.

Hablo así pensando: “hasta aquí llego, es el final”;
pero la poesía siempre estará presente,
antes de nosotros y al incierto que vendrá:

en el gemir de alguna criatura ya posesa;
en la esperanza del picapedrero que abre la peña;
en la espera de una dama desnuda olvidando la luz triste;
en la burla de algún argumento coloquial;
en el silencio de un árbol que enmudece viéndose pasar.

Gira y gira y vuelve a girar… nadie le ha de descifrar;

en el amor y en la muerte y en la vida y en la serpiente;
en la patria, como un germen a la sentencia de profetas;
en la edad del anciano, ojos blancos por mirar la soledad;
en la imprudencia de los que se hacen crecer solemnes

sin imaginar que también serán nieve al verano final;

es la madre, es el hijo y un abrazo
que algún día hará destellos de los tiempos olvidados;
hacia el futuro las generaciones incontables
en un óvulo de piedra que buscará una nueva libertad;

en lo sobrenatural que no es sobre-nada
sino el misticismo de su propia evolución;
en lo mundano, que nada es mundano,
es donde la poesía sabe sembrar en todo una flor;

en la filosofía y en la locura
si es que no son lo mismo al saber;
porque escribo como escribo,
dándole vueltas a un viejo torno de alfarero
buscando un nuevo amanecer;
en el átomo y en la estrella que algún día serán lo mismo,
un cuento que revela todo al revés.

Ya casi encontrando el final:
la poesía está en lo ordinario y lo excepcional,
inclusive en aquello que no sabe
si quiere por ella dejarse acariciar.

No se detiene al soplo de los vientos,
y se hace más cuando la dejas llagar,
dejándola también perderse a su tiempo y volar.

No hay muerte,
la poesía es vida eterna para el que la conoce
dueña de todo,
un espejo de dimensiones y el cuarto elemento universal,
un reflejo de sí misma,
atrapando la esencia, catálogo de la humanidad,
dueña inmutable del papel.

Aurvid©2016
de Aurelio Vidal

Anuncios

Un pensamiento en “El poema invitado: Oculto, de Versos de Aurelio Vidal

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s