Apuntes de un Aprendiz:Sobre los clichés ofensivos y la vagancia de nuestros cerebros

lio2Sobre los clichés ofensivos y la vagancia de nuestros cerebros
Por: Lionel Alejandro Santiago Vega

“Prefiero la crítica más mordaz de un solo individuo inteligente antes que la aprobación de las masas.” – Johanes Kepler

Años atrás estaba en la fila para hacer la matricula en la universidad cuando una señora entrada en años con un muchacho que ya debía estar en sus veintes, y con pinta de haberse memoriza todo el libreto de Scarface. El joven tenía un rostro de trágame-tierra y la señora una expresión como si su último encuentro romántico hubiese sido con un limón y un erizo. Algo iba a salir profundamente mal o, como mínimo, sumamente incómodo.

La señora me mira y le dice a su nieto “siéntate ahí”. El chamaquillo quien ya había visto a la misma prieta que yo había visto (esto es un circulo de confianza no me juzguen) trata de sacar pecho y le contestó con un tímido “ay abuela” lo cual le sacó la primera sonrisa a la prieta; acto seguido se escuchó lo siguiente (mantengamos en consideración esto fue para principios del 2003):

madg“Te sientas ahí y te callas la boca, aquí lo que hay es mujeres que te quieren dañar y comunistas que te quieren comer el cerebro”. WTF. El guardia de seguridad le pidió a la señora que al menos bajara la voz mientras todos hacíamos un esfuerzo sobre humano para no reírnos del asesinato de la vida social del pobre tipo. La señora ripostó al guardia: “Pues que no le hablen al nene, porque esto está lleno de comunistas que van a dañarle la mente”. La señora fue removída de las oficinas, el muchacho lo vi un par de veces en la universidad siempre sentía una conmiseración especial por el chamaco aunque nunca le pregunté su nombre.

Luego de que la señora fuera sacada de la oficina el mismo guardia fue a donde mí para disculparse: “Espero que no te haya ofendido que te dijera comunista. Aunque yo sé que no lo eres. Tu eres musulmán, ¿Verdad? Mano, yo conocí muchos de ustedes allá en la guerra”. Le explico al caballero que no me ofende que me llamen comunista ni musulmán pero que ni lo uno ni lo otro, en todo caso cristiano y socialista. Su expresión fue una mezcla de confusión y sorpresa: “Pero ¿Y por qué te dejas la barba?” ¡WTF! todo este issue se debía a mi elección de vello facial y las presunciones sobre lo que esto podría signifcar…Siendo una pelota de aparentes contradicciones he tenido muchas experiencias así y he descubierto una sola cosa.

testPrejuicios8Yo también llego a presunciones así de simples, así de llanas y así de estúpidas. Tambien he sufrido por gente y he usado dichas heridas para endilgar clichés y justificar prejuicios. Pero como buen hijo de Adán he encontrado a quien encajarle la culpa; a los demás. Me explico. Asumamos que nuestro cerebro es un ente aparte de nosotros. Partiendo de esa premisa imaginemos todo lo que tiene que hacer el cerebro para que el ser humano funcione. La sola idea es agotadora y por eso el cerebro busca la mayor cantidad de atajos posibles. Por ejemplo, el cerebro pasa por un proceso llamado ceguera para los detalles donde, si los cambios no son importantes o relevantes, no los notamos. A tal grado que el mago Derren Brown hizo el experimento y a veces ni siquiera notamos cuando la persona frente a nosotros es cambiada por otra mientras algo nos distrae. ¿Por qué? Porque nuestro cerebro tiene cosas más importantes que hacer y no tiene tiempo para notar a los demás.

QueridosestereotiposmetenishastalosovariosPor eso cuando seguimos a la mayoría se tiene que tener mucho cuidado de que esta no nos empuje a ver a otro ser humano como de menor importancia. La invisibilidad es el primer paso para cometer todos los atropellos y si no somos conscientes de donde andan los pies de los demás vamos a ir pisando cayos en base a nuestros prejuicios. A veces en nuestro afán de protegernos, de hacer valer nuestro derecho y de evitar que los demás abusen de nosotros terminamos actuando igual que aquellos de quienes buscamos protegernos. En conclusión, recordemos las palabras de Nietzsche: “Quien quiera luchar contra monstruos debe evitar convertirse en uno de ellos. Mientras mas observamos el abismo, este nos observa a nosotros.”

 

4f0fd44db7715d0207a2be52c49109ff41dff41c5bde9851fa10644f5f9b23f4

 

Todos los derechos reservados

Anuncios

2 pensamientos en “Apuntes de un Aprendiz:Sobre los clichés ofensivos y la vagancia de nuestros cerebros

  1. Hahaha Madre mía con esa gente! Pero sí…creo que los prejuicios físicos con muy arcaicos y primitivos. En el peor de los casos, se debería juzgar por las acciones y no por las facciones. Un saludos y buena entrada!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s