Un café con Serena: Mujer contra mujer… ¿en serio?

perlas0

“Si me caen arriba que se Joda. No entiendo la poca solidaridad que hay entre muchísimas mujeres. Acabo de ver como varias mujeres miraron a otra mujer que acaba de entrar donde estoy y comenzaron a criticarla. No la conocen. ¡Coño! Eso es inseguridad. ¿Se sienten amenazadas? ¿Qué carajos les pasa? Va a ser difícil adelantar casusas así. Es una pendejería.”
-Fermín Candelario

“Estoy bien enconcora con esta situación que acabas de contar. Estoy harta de la hipocresía femenina. Te contaré lo que escuché de una “líder feminista” y cito: “Si se lo quité, se lo quité porque el buscaba una mujer inteligente y que supiera vestir. Se lo quité porque es gorda, si así mismo y no me avergüenza decirlo. Que aprenda a cuidar su cuerpo pues a los hombres les gustan las mujeres flacas. Se lo quité y a quienes me critiquen que soy feminista y por eso mismo decidí hacerlo. Breguen con eso.”. ¿Podrás imaginar el nivel de encocoramiento que llevo anejando desde este suceso?”
-Lala García

soins-femmes-olgaHembrismo es un neologismo en español usado para referirse a la misandria o desprecio a los hombres. El término se ha ido popularizando y ha sido definido como autoritarismo contra los varones, sesgos de género que perjudican a los varones en acciones u opiniones, o al uso interesado, que supuestamente haría cierto sector del feminismo contemporáneo, de la respetabilidad política ganada por el feminismo antiguo, identificado con la igualdad de derechos, para adelantar un ideario represivo contra los hombres. La palabra ha sido construida en analogía a la palabra machismo. (Wikipedia)

El feminismo es un conjunto heterogéneo de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la reivindicación de los derechos femeninos, así como cuestionar la dominación y la violencia de los varones sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género. (Wikipedia)

Solidaridad es la cualidad de continuar unido con otros en creencias, acciones y apoyo mutuo, aún y sobre todo, en tiempos difíciles. En sociología solidaridad se refiere al sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes. Fuerza, gente, vida, bien, caridad y amor son palabras relacionadas con la solidaridad. (Anónimo)

 

feminismo

¿Mujer contra mujer?
Por: Viento Serena

Cuando era niña escuchaba a algunos adultos decir: “Los nenes con los nenes y las nenas con las nenas.”, es más recuerdo había una canción que usaba esa estupidez como estribillo, continuando la mentira social de una manera banal y “jocosa”. Mis padres, sin embargo, me enseñaron todo lo contrario, pues para ellos era imprescindible que aprendiera a trabajar, luchar desde un mundo de igualdad, equidad. Para muchos, mis padres estaban criando una “líder feminista con mente divorcista”, para ellos estaban desarrollando una mente humanista y totalmente crítica y evolucionada. Mientras creci, fueron pocas las diferencias dogmáticas las que experimenté, para mis padres fue proyecto de vida que yo creciera inclusiva, solidaria y amando todo lo que me rodeaba. Lo lograron, y asi mismo estoy trabajando con mis hijos y nietos.

320ee0b63e5cb650f4acfe964642f5a3Es por lo que cuando me doy con comentarios y sucesos como los que cito al comienzo de esta columna, siento un puño directo en el hígado, seguido de una ira gigantesca que me lleva a la decepción para desembocar en pensamientos reflexivos. Un proceso totalmente drenante, que ocupa demasiado tiempo, tiempo que podría usar en una poesía de amor, sexo, Patria… en cualquier otra cosa que no me lleve a pensar en cómo nos seguimos destruyendo como seres humanos.

Ya es mucho con la lucha que las mujeres llevamos por años, para lograr respeto, justicia, equidad, igualdad. Esto de tener que cuidarnos las espaldas de nuestras propias compañeras de lucha, es una barbaridad degradante. Mujeres que no pueden lidiar con las diferencias que traen en sus venas, son las que continúan retrasando, atrasando nuestras luchas. Es que en ocasiones me he visto a punto de renunciar a mi género, ¿pero qué me quedaría? No sé ser otra cosa mas, soy mujer y me siento orgullosa de serlo, aun cuando escucho compañeras ensuciando a otras compañeras. Ya mucho nos cuesta enfrentar a nuestros compañeros en busca de una igualdad, como para tener que detenernos a luchar en contra de nosotras mismas. Pareciera ser que no conocemos el dicho: “Divide y conquista.”.

Escuchar mujeres que se cantan líderes en la lucha feminista, hablando como retrogradas en contra de otras mujeres, es algo que nos tiene que preocupar. Entiendo muy bien que no se trata de perfección, pero también entiendo que sí se trata de compromiso, lealtad, solidaridad. Escuchar compañeras criticando el cuerpo de otras compañeras, nos iguala a esas que tanto confrontamos cuando se sientan a ver los certámenes de belleza donde se juzga a la mujer por la apariencia y no por la esencia. Es más, criticamos estos certámenes porque siguen alimentando una imagen errónea de la mujer, pero con esta conducta de inseguridad y de imbécil competencia, no solo nos igualamos sino que nos degradamos aún más.

55083c6b733f3705aaa236dbaa3d8cf2Días atrás tuve que frenar mi lengua irreverente cuando leía en los medios cibernéticos como acribillaban a la esposa del boxeador, malditos memmes mediáticos, pero lo más indignante fue ver como muchas de mis hermanas mujeres se prestaban para esto. ¿Censura? Si, también la censuraron a ella, por ¿bella? o porque no pueden lidiar con la seguridad de otras compañeras que no se avergüenzan de su cuerpo. Nos llenamos la boca diciendo: “Este es mi cuerpo y yo hago como quiero.” Pero a la hora la verdad, somos más machistas que muchos machos que conozco. ¿Decepcionante? No, indignante.

Frases como: “Se lo quité”, “Le gané”, “La destruí”, “Me le metí en el camino”… denotan la poca solidaridad entre nosotras pero sobretodo, ¡QUE MACHISTAS! Estamos usando las mismas frases que se usan para determinar dominio sobre otro ser humano. Estamos volviendo “cosas” al ser humano, porque nos pertenece, porque son de nuestra propiedad. Cuando decimos “ganarle” a otra, llenando nuestras bocas de bazofia, nos mostramos sin escrúpulos y sin ningún tipo de conciencia. Es cierto que tenemos todo el derecho a escoger, a decidir, pero si este derecho va a atropellar y/o dañar a otro ser humano, ¿en dónde estamos fallando? (Nadie le quita a nadie, es cierto, quien se va es quien decide. Caíste en otra trampa de la que tanto dices defender a las tuyas. Pero esos son otros veinte pesos y otro café.)

“Cada cual hace de su cuero un tambor” decía mi abuela haitiana, y que razón tenía esta. Cada etiqueta que creamos los seres humanos, es totalmente acomadaticia, sobre todo cuando las usamos para ocultar nuestras debilidades. Mis padres me criaron en un ambiente libre estas etiquetas, para mi existían y existen seres humanos con diferencias que nos igualan. La base de una sociedad libre de prejuicios es el respeto. Respetar los derechos que tenemos todos los seres humanos. Ha sido la falta de respeto la que nos ha ido dividiendo. Cuando respetamos, amamos y, amamos cuando respetamos. No existe amor sin respeto, pero no es necesario amar para respetar, aun cuando pareciera ser lo contrario. Pero es el respeto uno de los escalones para el amor real.

armamorMujer que me lees, hermana que me lees, compañera que me lees, no te enojes conmigo por la dureza de mi honestidad. Puedo entender que no me entiendas, o que escojas no entenderme y dispararme a mansalva, no me importa, ya estoy acostumbrada a que mi “violenta honestidad” sea acribillada. No me voy a ocultar para decir lo que pienso o siento. Siento dolor al ver cómo nos seguimos agrediendo. Pienso que como mujeres, como compañeras, como hermanas nos debemos respeto. La solidaridad es imperantemente necesaria para lograr cambios, más si seguimos “jalando cada cual pa’ su yunta” nos quedamos en el mismo sitio. Puede que difieras de mí, lo valido y respeto, pero dale pensamiento a lo que digo.

Somos mucho más que un cuerpo, flaco, gordo, atlético, blanco, negro, alto, bajo… somos mujeres que juntas podemos lograr una Matria con visión y propósito. Somos seres humanos con sentimientos y pensamientos que nos van a llevar a diferir, pero seguimos siendo humanos. Si necesitamos de degradar a otros seres humanos, esto no tiene rostro de final feliz. Si vamos a basar nuestra lucha en banalidades, esta se quedará en el limbo, y no es de eso lo que se trata.

Tomo mi último sorbo de este cafecito con leche de pote, para ver como termino este despelote de hoy, sabiendo muy bien que como siempre, me van a acribillar… y me sentaré a beberme otro café.

peaceoutA lo mejor pensabas que esto sería otro tratado feminista, pero no puedo decir que soy feminista mientras siga viendo como nos seguimos destruyendo unas a otras. Mientras unas se fajan trabajando en pro de nuestros derechos, otras perpetúan el machismo desde las filas del feminismo. Son estas las que dicen con sus hechos soslayados: “Divide y conquista”. En todos los grupos hay de estas plagas. En todos los grupos existen esos entes debilitadores, saboteadores, estos son los peligros reales. Pero como digo una cosa, digo la otra, cuando el propósito y las metas están bien cimentados, a estas plagas no les queda otro remedio que huir. Dejan a su paso sus rastros, pero los que quedamos atrás unidos bajo una misma consigna y con respeto y solidaridad, nos levantamos y continuamos.

cafeEsto es más sencillo de lo que creemos. Comencemos aceptándonos tales y cuales somos, no pintándonos como lo que no somos. El respeto comienza en casa. No puedo respetar si no me respeto. Cuando logro aceptarme y respetarme con todo lo soy, puedo aceptar y respetar a quienes me rodean, y esto, es una cuestión de decisión. Antes de abrir la boca, pensemos muy bien en las repercusiones, no por el que dirán, sino por lo que pueda arrastrar lo que digamos. La solidaridad va de mano con la empatía, y si no podemos ser empáticos, ¿qué pasará con la solidaridad? Es fácil etiquetarse, lo que no es fácil es vivir según la etiqueta. Así que antes de ponernos un #HashTag, pensemos en lo que este carga en sí, pues tarde que temprano todo sale a relucir.

¿Otro café?

 

Copyright 2015 

Anuncios

2 pensamientos en “Un café con Serena: Mujer contra mujer… ¿en serio?

  1. Me parece excelente ese artículo reflexivo que acabo de leer. Reflexión para aquellas personas que predican el amor y a solidaridad , en defensa de la mujer pero el discurso feminista se cae al piso , se deshace con todo este discurso que acabo de leer que es un confrontamiento a esas personas que se hacen llamar feministas como bien dices. Y no te apures por lo que te caiga encima eres solidaria y hablas con la verdad en la boca…nadie te puede controlar ni debes nunca frenarte por el que diran.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s