Una taza de café con Serena: Entre el egoísmo y la soberbia, se nos ha olvidado que somos

“La soberbia y el egoísmo son los padres de la soledad.”
-Francisco Rubio Bermejo
“Comprende que el egoísmo es la consecuencia del vacío, Nadie puede existir en el vacío.”
-Cristina Guillen

egoísmo [sustantivo]
significado: egocentrismo
individualismo, ambición, codicia, avaricia, egotismo

soberbia [sustantivo]
significado: arrogancia
orgullo, altanería, altivez, vanidad, engreimiento, impertinencia

soli

just_a_cup_of_coffee__by_bestdayEntre el egoísmo y la soberbia, se nos ha olvidado que somos
Por Viento Serena

Quisiera decir que este cafecito me sabe a gloria, pero no puedo. Llevo unos cuantos días tratando de dorar la píldora, pero ustedes me conocen muy bien, eso a mí no me funciona. Es cuando comienzo a escribir cosas como: “Quisiera ser una foca”, “Hoy sería un cuervo”, “Es que me avergüenza ser”. No lo puedo evitar, me duele, indigna, molesta el egoísmo y la soberbia humana.

Hace un tiempo atrás tuve una discrepancia con una “intelectualoide”, que queriéndose hacer la más sabia, me trajo a colación la diferencia entre “ego” e “id”, porque se sintió aludida con uno de mis poemas en donde según ella: “tergiverso el ego”. Yo, respiré profundo, la miré directo a los ojos y le dije: “Tienes razón, estoy tergiversando “el ego”, pero lo importante aquí es que tú entendiste muy bien lo que quise decir. Total, la manera en la que usé ese término es la manera en la que “la gente común”, las que no estamos a tu altura, entendemos, y de eso es que se trata, ¿o no?”. Semanas más tarde, tuve otra conversación algo acalorada con otro sujeto, de “alto rango en el campo literario”, este me alegaba lo siguiente: “Yo no quiero sonar arrogante, pero la gente tiene que entender que mi trabajo es importante y necesario, yo soy del pequeño grupo de intelectuales que queda en Puerto Rico y me codeo con los mejores, no todos tienen ese privilegio. Tú eres privilegiada, porque estas conociendo esta gente.” Volví a respirar profundo e invoqué a todos mis ancestros, mis deidades, mi Dios y hasta los santos de madera… pues si decía exactamente lo que pensaba, perdón, le dije exactamente lo que pensaba y me fui. ¡Que yo sí me codeo con los intelectuales más importantes de la isla y estos no se llenan la boca de tanta baba! Que yo me siento a hablar con la gente del pueblo, que a lo mejor no tendrán todos los títulos ni preparaciones académicas, pero la sabiduría les viene del trabajo, de la lucha, del dolor.

perlasY para introducción creo que me fui algo del carril.

Mire mi hermano, aquí estamos todos en el mismo barco, trabajando juntos para que esto sea diferente. Ustedes con sus títulos no nos han mostrado mucho, no han logrado mucho. Y que quede claro, no estoy atacando a todos los que tienen sus títulos y preparación académica, pues me iría en el empujón yo también. Estoy escribiendo a esos que en el camino se les olvidó de donde vienen, de donde salieron. Estoy confrontando a aquellos que porque hoy día ya no viven en el barrio, salieron del callejón y viven en “Hato Rey”, “Guaynabo”, “Mansiones”, “Los Maestros”, etc. olvidaron sus raíces y cuando recuerdan las mismas hasta vergüenza sienten. Les hablo con el corazón en la mano a quienes de una manera u otra menosprecian lo que les es “diferente”, lo que no es de “altura”, quizás hasta se nieguen a leer o apreciar alguna obra de un “artistucho” o “aspirante a escritor”, porque este no es de su círculo. Pues déjeme decirle algo, anoche estuve leyendo un libro de cuentos que está por salir, una antología narrativa, que está al nivel de cualquiera otra y los autores provienen de uno de los sectores olvidados de uno de los pueblos de más renombre del país. Pero estoy casi segura que este libro no será de los más vendidos, y tampoco tendrá la mención que se merece, porque ninguno de ustedes, mis amados y amadas, está en él.

Vengo cargando este peso por días, por no decir semanas y quién sabe si meses. En nuestra nación hay sabios de verdad y no necesariamente son gentes de “educación”. Decía mi amada amante Magdalena Carmen Frida Kahlo: “A veces prefiero hablar con obreros y albañiles que con esa gente estúpida que se hace llamar gente culta”. Y es que en el corazón del pueblo es que reside la realidad del mismo. Desde la necesidad y la lucha es que conoceremos los verdaderos discursos de solidaridad y unidad. Es triste tener que aceptar que el poder que dan los títulos, las posiciones, el dinero, en muchas ocasiones hace que la gente olvide sus misiones originales, que olviden su norte.

tumblr_nfymhk7fy51tlw62no1_1280En muchas ocasiones he dicho que no me gusta el protagonismo, y me reitero. Pienso que mientras enfoquemos nuestras miras a lograr posiciones encumbradas, con el solo propósito de brillar, de mirar por encima del hombro a los demás, de “quitarle el puesto a fulano o a sutana para demostrarle que soy mejor”, el pueblo se sigue hundiendo en el mismo estiércol. Nuestra cultura necesita fuerza unida, necesita fuerza de pueblo, necesita ser la protagonista. No voy a apoyar ningún movimiento que no tenga esto en mente, vivo para levantar mi cultura, que es la nuestra. Trabajo para que sea mi Patria la estrella, mientras más escondida esté en esta gesta, mejor. He sabido renunciar a posiciones que muchos aspiran, porque en la marcha me he percatado que en las mismas mi meta se vería afectada y transgredida. No voy a poner en riesgo mi palabra, mi trabajo, mi lucha por ningún motivo, excusa o posición. Nunca he vivido de apariencias y este no es el momento para comenzar con estas “jaberías”.

Vamos a ver cómo puedo ir endulzando un poco este café…

Sé que puedo parecer dura, y hasta inmisericorde, pero es que todo tiene un límite. “Cada cual hace de su cuero un tambor”, decía mi madre. Usted viva su vida como crea mejor, pero tenga bien presente que el egoísmo y la soberbia solo lo llevarán a un mundo de otredad y vacío, por más renombre que pueda obtener. Cuando trabajamos en conjunto, en equipo, uniendo todas las herramientas y fuerzas que tenemos, la lucha se hace más liviana y podemos alcanzar mucho más. Esta excelente que tenga sus estudios, yo los tengo, es muy bueno sus títulos, pero: ¿de qué sirven estos si solo sirven para brillar para si mismo? Puerto Rico necesita hombres y mujeres que deseen y sepan trabajar en unidad, respeto, solidaridad. Puerto Rico está ansioso por que se derrumben todas esas barreras sociales, raciales, ideológicas, sexuales, culturales, en fin todas las barreras que nos siguen dividiendo y debilitando como pueblo. Si para algo ha de servir estos estudios y títulos, que sea para la unidad en lucha. Nuestra isla está cansada de tanta etiqueta, harta de tanta disputa obtusa e innecesaria.

cesarYo solo quiero que nuestros niños puedan decir: “Los que estuvieron antes nos enseñaron que juntos, se puede más.” Mi sueño constante es ver que en la calle, todos seamos iguales. Es una mentira indignante aseverar que aquí no hay diferencias, no voy a repetir esto. He estado arriba y estoy abajo y conozco de las mismas, porque las he vivido y las vivo a diario. Mientras me quede un halito de vida voy a luchar en contra de las mismas, y voy a trabajar para que mis generaciones subsiguientes no sientan las mismas. Mientras me queden fuerzas, voy a meter mano con el pueblo para levantar mi cultura, que es la tuya, la nuestra, y así escribir nuevas páginas en la historia de nuestra Patria.

No sé si endulcé o no el café, pero si estoy muy segura de algo, me saque del pecho un dolor, una indignación. Recuerda, disentir, jamás será desamar, pero mi pueblo merece un presente que le dé esperanzas reales para el futuro.

“La solidaridad es la ternura de los pueblos.”
-Gioconda Belli
“Es importante mostrar solidaridad a un niño. Es importante que un niño crezca en una situación donde ve amor, solidaridad, compromiso y honor.”
-Joe Nichols.
“Dentro de cada grupo social prevalece un sentimiento de solidaridad, una necesidad imperiosa de trabajar juntos y disfrutar haciéndolo, que representa un alto valor moral.”
-Christian Lous Lange.

 

Copyright 2015

Anuncios

2 pensamientos en “Una taza de café con Serena: Entre el egoísmo y la soberbia, se nos ha olvidado que somos

  1. Pingback: Una taza de café con Serena: Entre el egoísmo y la soberbia, se nos ha olvidado que somos | Dorisan's Blog

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s