La Noche en la que Cayacoll se descalzó con las Benditas Malditas

vs

Lala Garcia

La Noche en la que Cayacoll se descalzó con las Benditas Malditas
Por Lala García

18 de noviembre de 2015
Hormigueros, Puerto Rico

“Musa que te enciendes cuando hay tea de que hablar
Lluvias rompen los silencios del corazón pensante
Las auroras y amaneceres respiran a dura voz
Con todo su esplendor le gritan a cada oído
Que todo tiene sentido y todo tiene su entrega”
-Nora Cruz, Solangedar

12219443_10156268710895436_3231771714862530867_n

Cuando Viento Serena, fundadora y directora del colectivo Las Musas Descalzas comenzó su gesta, nunca imaginó que pudiesen celebrar catorce eventos para el público. A estos eventos hay que sumarle los talleres a la comunidad, los conversatorios, charlas, marchas y presentaciones personales de cada musa. Durante este año 2015 estas mujeres han estado dando la batalla fuertemente, haciendo patria, reescribiendo la historia de Puerto Rico.

12270259_10156276576810188_1150488757_nEl pasado sábado 14 de noviembre, en el Centro Cultural Cayacoll en Juana Díaz, Las Musas Descalzas presentaron la tercera puesta de Bendita Mujer Maldita, a la que titularon Mujer Desde el Vientre. Con esta edición cerraron su gesta artística de este año. Reunieron 19 mujeres, entre musas e invitadas, “dirigidas” magistralmete por el poeta Lionel Santiago Vega, director del colectivo hermano Algo que Decir.

“Puedo asegurar que esta noche ha sido la más grande de todas las puestas en escena de Bendita Mujer Maldita. No solo por la cantidad de mujeres que compartimos en el escenario, sino porque la energía que se desarrolló desde que comenzamos a producirla es algo indescriptible. Fluimos de principio a fin, como si la mano de la Matria nos estuviera llevando.” Comentaba Viento Serena emocionada al finalizar el evento.

12272883_10156273596315188_611778438_nY es que esta vez no hubo nada que faltara. Desde la apertura de la exposición de pinturas de la extraordinaria artista plástico y musa, Zulmary Quintana, quien destacó en la misma todos esos aspectos de la mujer que nos hermanan de una u otra forma. Sus trazos marcan la fortaleza que nace en el vientre de cada una, esa hoguera que produce vida en todas las formas y maneras. Vimos irreverencia, vimos lucha, catarsis, pasión, paz en sus obras. Los que visitaron la galería quedaron impactados con su voz feminista. “Esto es un trabajo que no se puede quedar aquí, esta voz tiene que ser escuchada por todos. Esa libertad con la que pinta, es necesaria.” comentaba la gestora cultural y madrina del colectivo, Nora Cruz, quien a su vez es la fundadora y directora de La Liga de Poetas del Sur.

12248701_10156273592070188_1218365380_nSe hicieron entonces las llamadas pertinentes para que el público se llegara hasta el anfiteatro de Cayacoll. Delante a 117 personas que firmaron asistencia, Viento y Lionel abrieron la noche. Nora Cruz, tuvo un hermoso mensaje a Las Musas, agradeciéndoles por el apoyo que estas le han dado siempre a La Liga de Poetas del Sur, sobre todo en las pasadas dos actividades grandes: El Pre-Congreso de Afrodescendencia y la 2da Explosión Literaria. “Reciban de esta poeta de cansancios sapientes, mis bendiciones, mis deseos de crecimiento y mi agradecimiento por permitirme entrar muchas veces en sus santuarios poéticos. Permítanme una vez más escuchar el canto poético de Las Musas Descalzas.”. Fueron estas las palabras con la que este baluarte de la cultura puertorriqueña culminó el mensaje que les trajo a sus discípulas. Luego de un abrazo apretado entre Serena y Nora, comenzó el viaje poético.

“Mujer Oscura”, el poema del querido escritor Melvin Rodríguez, declamado de manera magistral por Lionel Santiago Vega, abrió la brecha para estas 18 poetas que durante 3 horas y media estuvieron dando la desnudez de sus almas. Cinco temas fueron descalzados durante este “parto común” como le llamó Serena: Identidad, Amor/desamor, Vida, No a la violencia y Patria. Todos acariciados de tantas maneras tan disimiles pero a la vez concatenadas por el mismo ente femenino.

12219503_10153109238171218_3126777116648507802_n

 

Estas mujeres fluyeron libremente. No hubo un espacio para dudar o respirar. Un poema tras otro, un sentimiento tras otro, casi un nirvana. ¿Y qué decir de las preguntas que Lionel estuvo formulando durante la noche? Pero, ¿y que de las respuestas? ¡Ya quisiéramos que ese tipo de preguntas fueran las formuladas en los certámenes? (Sin animosidad alguna.)

12248712_960056500719507_838962755_nAriel Hernández llegó en buen momento con su flauta, su saxofón y su guitarra, trayendo un toque de serenidad a la noche. Su primera interpretación fue la pieza “El cóndor pasa”, de Daniel Alomia Robles. Pieza que ha sido reconocida como uno de los himnos del Perú y que se han hecho más de 4000 versiones en diferentes géneros. La segunda pieza, justo después de que las Benditas Malditas se desbocaran en el segmento de Amor/Desamor, fue el conocido bolero “Contigo a la distancia”, del cantautor cubano César Portillo y reconocida aquí en nuestra isla por la voz del amado y ya fenecido Cheo Feliciano. Esta pieza no solo puso a suspirar a todos los presentes sino que las Benditas Malditas entonaron la misma. Para cerrar la noche, Ariel agarro su guitarra y puso a cantar a todos los presentes la danza que se ha convertido en icono puertorriqueño, Verde Luz de Antonio Cabán Vale, “el Topo”.

Intentaré compartir algo de la esencia de cada “Mujer Tea” de esa noche:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Darange Lee, a sus diecisiete años, dejó al público boquiabierto, no solo por la fuerza de sus versos sino que la profundidad de los mismos es encomiable. Su poesía patriótica se ha de sentir fuerte en todos los confines de esta y otras patrias.

Lillybeth Hornedo, hizo vibrar el alma de Cayacoll con sus versos apasionados. Más cuando declamo su poema “Genocida”, fuimos muchos los que quisimos llorar desde el fondo del pecho.

12243993_10156276597925188_147314679_nJulie Laporte, esta musa como siempre, en sus líneas existencialistas movió el suelo. Su grito en contra de la violencia abrió conciencias y su llamado patrio fue escrito en la eternidad. Y que conste en los anales de la historia de Las Descalzas, esta musa ya abraza la desnudez de sus pies sin problema alguno.

Mara Quiñones, si Atabeyra estuviera viva, besaría la palma de las manos de esta joven. Entre serenidad y hoguera, su estruendo dejó en estupor al público. Estoy segura que se escuchará mucho de esta aguerrida mujer poeta.

Ketsia Ramos, esta negra tiene el machete en la lengua y sus letras lo demuestran. Sorprendió, como de costumbre, con su poema acerca del atentado a Paris. Pieza en la que nos llama a la reflexión y a la solidaridad. Cabe mencionar que intertextualización con el himno de Francia, “La Marseillaise”.

12273029_10156276574570188_1717429016_nMarieli Calderón, exquisita, puntillosa, realista, honesta… se creció durante toda la noche. Sus poemas fueron necesarios en todo momento. Se desnuda por completo sin temor alguno y cuando habla desde el pecho, todos lo sienten.

Lilliam Arnau, mujer desde la tierra. Nos hizo cerrar los ojos y enamorarnos nuevamente cuando dedico su poema a su amado. Era justo verle el rostro a su esposo al escucharla. Pero cuando declamó su poema: “Salmo a la Patria” fuimos muchos los que vitoreamos el momento.

Mary Ely Marrero, La Marruca. Entre irreverencias, sarcasmos, realidades y honestidad, fue voz para todas las que nos hemos sentido vejadas en algún momento. ¡Qué mujer para decir lo que tiene que decir sin dejar tildes al aire! Y de “Inamable”, nada.

Norma Torres, la más reciente de las musas, se inició con luces y serpentinas. Todas sus piezas no solo fueron estruendo sino que llevaban a la reflexión total. Su poema a la patria será recordado como una carta a la “mujer amada”.

12278129_10156276566425188_326292962_nMilly Ortolaza, tiene tanto que decir. No nos podemos dejar llevar por su mirada tierna y casi tímida. Nada que ver. Poema tras poema fue marcando su ruta y dejando profundas huella. “Patria, son tantas cosas bellas”, intertextualizó en su poema patrio y nos puso la piel de gallina a todos.

Pandora León, entre lo dulce y lo amargo, lo bendito y lo profano, sus viscerales versos dejaron a muchos boquiabiertos. Quedo sellado que su amor es más fuerte que el odio, y que cuando odia, s porque mucho ha amado.

Nixaliz Padilla, otra que con sus ojos dulces, embarga y cuando abre su boca diciendo: “Yo soy mala, soy mala porque merezco serlo…” hasta el mismo averno siente temor. Poesía visceral y fresca, una hermosa contradicción que solo ella puede plasmar con majestuosidad.

11202108_10153109241946218_1871241144348541767_nRaquel Brailowski, sus letras nos llevaron de la mano hasta la ternura extrema para devolvernos al grito avasallador de justicia y libertad. Sus piezas maduras pero con un colorido matiz de vida con vida y esperanzas.

Sol Gitana, ¡qué mujer para mover las entrañas! Letras de fuerza que derretían al más inmenso iceberg. Excelente presencia escénica que nos hizo tragar gordo cuando declamo su poesía en contra de la violencia, contando su experiencia. Todavía siento su dolor. Aun lloro con ella.

Solimar Ortiz, la Musa Aurora. Voz de Patria libertaria que está reencontrando sus raíces. Su poesía fue creciendo durante toda la noche, llevando al público por su escalera de emociones. Fuimos muchos los que temblamos al escuchar su poesía erótica.

Victoria Castillo, nos dejó al borde de la silla. Poesía actual, con un sello de querencias y albores. Nos llevó desde lo tierno hasta el grito de dolor cuando nos narró su historia de vida. Su poesía es puramente confesional, de esas que pocos se atreven a escribir.

12244113_10156276568400188_50424962_nZaralliam Beth Natalie, voz dulce y tímida que hace rugir los corazones. Permitió que los presentes pasaran por su catarsis hasta llevarlos al nirvana total. Su poesía también confesional, hace que las mentes se liberen de ataduras y el alma sea esencia pura.

Viento Serena, movió y removió cimientos con su poesía. Como es su costumbre, su látigo se sintió en sus letras sociales. Hizo suspirar a los presentes con la pieza “Nostalgia y Desenfreno” dedicada a su esposo el poeta Cairo Marte. Termino la noche con su más reciente poema a la patria: “Pertinencia”, donde se hilvana a Betances para reclamar la libertad de Puerto Rico.

Espero haber cumplido con todas ellas, aunque por más que escriba acerca de esta experiencia con estas “Amazonas”, como las llamó el poeta y amigo José Santos Vega, sé que nunca podré contarlo todo. De algo si estoy muy segura, que la próxima vez que me encuentre con alguna de ellas, me tocaré el vientre y la llamaré: “HERMANA”.

12270035_10156276568040188_1247095935_nFotos por:
Josué García
Victoria Castillo
José G. Santos Vega
Mary Ely Marrero-Pérez

 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

5 pensamientos en “La Noche en la que Cayacoll se descalzó con las Benditas Malditas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s