Notas de un Aprendiz: Feliz anormalidad

lio3

Lionel Santiago Vega

Feliz anormalidad.
Por: Lionel Santiago Vega

Cuando uno crece con las inseguridades en “high” uno tiene dos opciones, o se va de frente con todo o se hace invisible. Siendo un tipo obeso y cojo la idea de pasar por desapercibido era casi imposible. En palabras de un querido familiar yo me “desplazo con la gracia de un paquidermo con prisa”. Así que uno de mis mecanismos de defensas muchas veces fue dejar que mis inseguridades fueran delante de mí.

Al llegar a la universidad escuché a un profesor decir que en Puerto Rico una de cada tres personas tiene algún problema mental. Nótese que con decir algún problema mental podemos hablar desde la persona esquizofrénica que asume que el perro de su vecino le da órdenes en clave Morse hasta aquel que tiene semanas sin dormir porque no consigue trabajo. Obviamente el poner un número exacto siempre será difícil. Dicha población fluctúa y hay muchos elementos externos que pueden hacer que una persona cambie lo suficiente como para cambiar de grupo (al menos en apariencia y de forma momentánea). Pero me quedé pensando sobre estos números “1 de cada 3”.

hide_me

Enter a caption

Teóricamente si yo estoy en una fila de tres personas me puedo sentir con la comodidad de asumir que los otros dos son personas sin problemas mentales, las estadísticas están en mi contra. Por otra parte me hace preguntar. Quizás todos hemos estado ahí alguna vez. Ese sitio oscuro donde uno no encaja; mi viejo le llama sentirse “como cucaracha en baile de gallina”. No es solo el no encajar, es el saber que uno no encaja. Esa soledad que debe sentir un extranjero que no conoce nada del idioma del país que visita.

Lo cierto es que las patologías son comenzadas a tratarse cuando el cliente comienza a notar que algo no anda bien. Ya sea por cuenta propia, por coerción o por presiones legales la persona tiene que admitir que en algún nivel o forma hay un no-sé-que que no permite que funcionemos correctamente. Es por esto que yo propongo que la normalidad, o más bien, el constante deseo de ser normal sea considerado una patología. Uno va viviendo con sellos impuestos por los demás y termina midiéndose con lo que uno piensa que se debe ser. Conceptos que a veces mantienen la ley y el orden pero que en ocasiones son opresivas. ¿Qué hace uno? Me parece que hay tres caminos para reaccionar así:

1: Nos lastimamos o lastimamos a aquellos que quieren el bien nuestro buscando la mayor posibilidad de aprobación.
2: Vamos en constante ataque o provocación pues se teme el ser lastimado y por lo tanto lastimar a los demás es la única forma de no salir herido.
3: Aceptar que el mundo está hecho un desastre y aprender a arreglar nuestras vidas mientras ayudamos a aquellos que nos rodean, por su bien y hasta donde lo permitan.

saulwilliams

Saul Williams

El poeta estadounidense Saul Williams en una ocasión dijo “No man is an island but i often feel alone” (ningún hombre es una isla, pero muchas veces me siento solo). Ese 1 de cada 3 que es la minoría, que puede intentar explicarle a esas otras dos terceras partes lo que se siente ser el otro. Esa soledad aun en un mundo que no sabe ver al otro. Ese 1 de 3 quizás está cargando con una pelea que no conocemos, y tal vez esa pelea te suene pequeña, pero es su pelea. La mía solía ser mi deseo de ser normal, no tener la necesidad de compensar mis limitaciones sino sentirme a la par con el resto del planeta. Pero un día lo entendí:

Uno de los momentos más curiosos fue tener un silencio de como 40 segundos en el carro de mi mejor amiga. Simplemente ella maulló y de ahí nació un personaje “Invisible cat person”. Y eso fue normal. en nuestra amistad. El hecho de que mis amigos me atormenten porque verborreo pero noten cuando estoy demasiado silencioso es normal. El que yo y mi compadre hagamos chistes bien oscuros en relación a nuestras discapacidades físicas que nadie más va a entender es normal. La norma la hace quienes te rodean. Juega para tu equipo, cuida a los tuyos, conoce sus guerras, ayuda y déjate ayudar. No le tengas miedo a ser raro, teme lastimar a quienes son raros para ti.

DivorciadoNormalidad

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s