Conversando con la mujer brújula: presenciando el hemisferio de Betzabeth W. Pagán Sotomayor

Por Lolita Rivera

Ponce, PR – Modestia aparte, la vida nos regala destellos en cuerpos humanos que rara vez se dejan ver. Mas, cuando los notamos, nos demuestran tanta belleza que no volvemos a ser los mismos. Uno de estos destellos es la poeta, fotógrafa, madre, musa y mujer jayuyana, Betzabeth Waleska Pagán Sotomayor. 

Presentacion de Betzabeth PonceEl domingo, 3 de mayo, La Librería El Candil de Ponce abrió espacio para que amigos, familiares y colegas compartiesen con la poeta al presentar la segunda edición de su más reciente obra literaria Hemisferio Espejo, el cual el escritor José E. Muratti-Toro describe en el prólogo como una versión inversa de nuestro propio reflejo…poesía para el amor que lucha por recobrarse. Pagán Sotomayor busca que el lector se vea cara a cara con él mismo en los poemas, los cuales son basados en la experiencia propia de la autora y cargan una intención casi obligatoria de ser interpretados hasta llevarlos a un significado distinto en los ojos de quien los lea.

El amor es el motor principal, o mas bien, el cambas predilecto para que los escritos de Betzabeth se pinten por sí solos, creando lo que la poetisa describe como un conjunto de cosas incongruentes. Y es que leer a Betzabeth W. Pagán Sotomayor es entrar en un juego exquisito de opuestos, dramatismo, micro-espejos y existencialismo en cada sentir. El fruto de sus obras es distinto, doliente y climático; repleto de cambios constantes que compone la esencia del ser un humano. Es una mujer que no anda a medias, sino que se entrega por completo en todos los lados oscuros y claros, todas las estaciones, todos los puntos cardinales y camina todas las encrucijadas.

Judith

Judith Morales

Demostrando esta entrega, comienza el evento con una interpretación melódica por Judith Morales; compositora reconocida por musicalizar los poemas de otros escritores, dándole más vida de la que ya tienen en la imprenta. Dicho esto, Morales nos interpretó un poema por Pagán Sotomayor, dedicado a su progenitor, quien había fallecido hace unos meses. Acto seguido, la poetisa nos comparte parte del prólogo extenso de su libro e igualmente nos menciona otras obras escritas antes de Hemisferio Espejo, como lo son: Antagonía, Verticuentos del Amor, un libro de fotografías y la primera edición de Hemisferio Espejo.

El conservatorio se llevó a cabo de manera muy íntima y lleno de sencillez, características propias de la poetisa. En ello, Betzabeth nos explica que jamás ha tenido y tampoco tendrá interés de que su poesía le guste a nadie. Reafirma que siempre ha escrito para ella misma y que el saber o reconocer que muchos se sienten identificados con sus letras, es una añadidura por la cual está muy agradecida; sin embargo, no es su meta. Su propósito es meramente buscarse, construirse y/o re-encontrarse a sí misma a través del juego con palabras. Nos cuenta, también que no tiene una rutina fija para escribir. Siempre lo hace inconscientemente y no vuelve a un poema para “arreglarlo”. “Dejo mis poemas tal y como fueron escritos puesto que hubo un momento que lo hizo así.” 

Felix Castro

Félix Castro, de Algo Que Decir

Igualmente, invitó al publico a leer de su libro el poema que quisiesen. No era necesario que cada persona explicara lo que sintió al declamarlo; en sus rostros era evidente el impacto creado por las letras de la autora. Más aún, la poetisa declaró que su ‘fuerte’ no es escribir poesía patriótica. Sin embargo, la poeta Lala García le comenta que el único poema de esa índole en el libro es uno de sus preferidos, pues es de amor…un amor hacia la patria. Betzabeth nos explica que su visión de lo que es “patria” no es un pedazo de tierra o una organización política; sino mas bien, la cultura. “La cultura es lo que define a una patria. Cuando dejas de apoyar la cultura, dejas de hacer patria” , nos explica la autora.

No obstante, la poetisa no descarta el continuar explorando otras vertientes de la literatura como lo son los haiku y la narrativa. Aunque no se ha emergido completamente en crearlos, los toma como un reto del cual estamos más que seguros, serán obras extraordinarias.
Betzabeth W. Pagán SotomayorDestellos de luz, como lo es Betzabeth, existen si realmente buscamos, escuchamos atentamente y nos deleitamos en lo que ofrecen. La autora nos pinta su escritura, que para ella es lo mismo que vivir, puesto que “el día que deje de hacerlo, no existo más.” 

Para más información sobre la poetisa, visítala aquí. Betzabeth W. Pagán Sotomayor forma parte de los colectivos Algo Que Decir y Las Musas Descalzas. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s