¡Que haya poesía…co&#!

Por Lolita Rivera

Ponce, P.R. – Dicen que los poetas son tontos , locos que no saben nada de la vida. Sin embargo, en la noche donde el día se baña en ineptos que creen ser mas que otros, un grupo de rebeldes y seres que no se conforman con la sociedad y su rutina, decidieron unirse para tirar un par de palabras al viento. Sin bromas, la intención fue que se diera el arma que muchos optamos por tomar a la hora de defender a los inocentes que no pueden hablar.

AQDEl colectivo hermano de Algo Que Decir hizo el llamado al micrófono el 1ero de abril en Cafelao de La Guancha, para darnos una dosis muy necesaria (y sin efectos secundarios) llena de poesía, arte y música.

Fue una tertulia ansiosa por hablarse, donde poetas y artistas de cada rincón puertorriqueño dijeron presente para el tan esperado compartir. Entre amigos, se dieron risas, aullidos de guerra y revolución, llantos para consolar, mensajes de conciencia para nuestras mentes y ¡hasta celebraciones de cumpleaños!. Era casi imposible no dejarse llevar por cada poema soltado de quien tomara el micrófono como suyo hasta dejarnos sin aliento para el próximo golpe de letras.

Otros colectivos hermanos también quisieron compartir con el grupo popular, como lo fue Ovejas Negras, La Liga de Poetas del Sur, South Flow, Colectivo Boricua de Psicología de la Liberación y Las Musas Descalzas. Asimismo, otros poetas independientes dejaron boquiabiertos al público; algunos participaban por primera vez en un evento de esta índole, mientras que otros eran veteranos de quienes siempre hay una buena razón para escuchar.

Dicho círculo ha creado una base de amigos que forman una familia, cual vena de sangre que los une es el espacio gozo que crea la poesía.  Hubo tanto en tan poco…que se sentía infinito. Varios nos declamaron sus pesares con el mundo que nos rodea, detallando el maltrato a nuestra niñez, nuestros viejos y nuestra salud social. Otros decidieron abrirnos su interior y hacernos danzar con los demonios que los asechan, los amores que los elevan y las tristezas que llevamos con un sabor agridulce en nuestras espaldas. Mientras que muchos cargaban un sentido muy íntimo de patria, casi como si la tratasen como amante lejana que extrañan.

Solo el micrófono fue el testigo que prestó su voz para que otros hablasen por él y no creemos que haya quedado defraudado. Al fin y al cabo, es él quien nos incita a decir pura, in-editada, rampante, malhumorada, sensual y suave poesía.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s