Las Malditas invaden la ciudad amurallada

por Lolita Rivera

Viejo San Juan, P.R. – Entre malabares de un circo en la Calle San Francisco de la ciudad capital, Las Musas Descalzas junto a sus hermanas musas, no solo crearon el aquelarre tan esperado sino que también ofrecieron una velada íntima y vibrante a la vez en el rincón poético preferido de muchos, The Poet’s Passage, el pasado 7 de febrero. 

10421519_1063249550358826_5396119426939669189_nJunto a dos anfitriones valientes como lo son el poeta gótico Enrique Jiménez IV y el poeta urbano Félix Castro del colectivo Algo Que DecirLas Malditas (como se han apodado) responden con palabras que cortan el alma y la cosen nuevamente a las preguntas de los caballeros en temas como la identidad, el amor, la mujer, el hombre y el sexo; todos estos componentes importantes y obligatorios del ser en su evolución y desarrollo, y de los cuales se ha creado tabús insólitos a lo que las poetas alzan su voz en protesta y en recuperar lo que es naturalmente nuestro.

10474660_1063249070358874_3494348282549965796_nHubo muchas risas, asombros, gritos de guerra, gritos de excitación y hasta gritos de llanto para hacer temblar y romper las paredes de paradigmas sociales, culturales y biológicos. Asimismo, Las Malditas añadieron en su repertorio a la cantante y actriz puertorriqueña, Julia Rita; quien interpretó en intervalos de la noche, canciones como Sería fantástic de Serrat en catalán, Boricua en la Luna de Fiel a la Vega,  entre otros, acompañada de manera inesperada por el flautista entre el público visitante: Ariel Hernández.

Durante la velada, una de Las Malditas, la artista y pintora por excelencia Zulma Quintana, creaba magia mientras las poetas desgarraban el alma y la mente de los visitantes. Y es que el público, a pesar de verse y sentirse ansioso por escuchar a las beldades puertorriqueñas, aún se reflejaba en ellos un shock algo exquisito del cual no se esperaban que existiese dentro de ellos, mas le gustaba el sabor agridulce que las letras, los movimientos corporales y el sentimiento de que cada mujer dejaba en ellos.

10469232_1063229357027512_910261854674553816_nHubo muchos quienes, por razones de salud, no pudieron asistir al evento. Entre ellos, la directora y fundadora del colectivo Viento Serena (Lala García). En solidaridad, Las Malditas casi la invocaron para que estuviese con ellas en alma y que su participación se sintiese en cada rincón del pasaje poético. No obstante, el poeta sureño Lionel A. Santiago Vega, se armó de valentía para declamar uno de los poemas más chocantes y desgarradores (hasta el momento) de la escritora Viento Serena. Ciertamente y de manera muy jocosa, es un acto digno de mencionar.

10959630_1063232373693877_2163768586247265670_nSin embargo, Las Malditas no atacaron a los hombres…sino a la sociedad. Esa mafia que ha denigrado tanto a la dama como al caballero y ¡le ha dictado de forma rídicula cómo se debe comportar y hasta qué sentir! Por tal razón, Las Malditas sí dieron su grito de lucha en contra de los defectos masculinos, pero más bien en contra de los defectos impuestos por el sistema mundial y hasta religioso. Puesto que la mujer y el hombre son uno y dentro de cada uno de nosotros, existen, viven y respiran ambas dualidades. Entonces se puede decir que al fin de cuentas ¿ser “maldito o maldita” en nuestros tiempos es similar a ser simplemente humano? Vaya que tenemos mucho que derrumbar, y claro está…nos encanta la jornada de hacerlo poema por poema.

Galería de fotos (gracias al también fotógrafo Enrique Jiménez IV)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s